Opinión: No te conformes con menos, busca cómplices y construye la inclusión

Unas+estudiantes+de+Loyola+hablan+con+AnaMaria+Bech%2C+fundadora+y+editora+de+la+revista+VIVA+NOLA%2C+en+el+evento+%22Despierta+Loyola%22+en+Sept.+26%2C+2019.+El+evento+fue+creado+por+la+organizaci%C3%B3n+Apreciaci%C3%B3n+de+la+M%C3%BAsica+Hispana+para+celebrar+la+cultura+Hispana.+Photo+credit%3A+Gabriella+Killett

Unas estudiantes de Loyola hablan con AnaMaria Bech, fundadora y editora de la revista VIVA NOLA, en el evento “Despierta Loyola” en Sept. 26, 2019. El evento fue creado por la organización Apreciación de la Música Hispana para celebrar la cultura Hispana. Photo credit: Gabriella Killett

Olaia O'Malley Gorbea

Editor’s note: This piece is being published only in Spanish, with no English translation. This is in keeping with the author’s intent, which is to promote a space for Spanish speakers that does not cater to English speakers.

Al ser de Puerto Rico, crecí con profesores de mi misma cultura y con los que compartía en español. Curiosamente, en español fue que me vendieron el sueño de estudiar en los Estados Unidos. ¡Cuántas veces me dijeron: ve, es mejor allá, vas a tener más oportunidades!

Aunque soy ciudadana americana (del territorio) al llegar a los Estados Unidos anticipaba que me iba a sumergir en la “Cultura Americana.” Esa expectativa me cegó. No me sorprendió ver que, en la escuela de música, no había ni un profesor hispanoparlante, pero sin embargo tienen un “Afro Cuban Ensemble.” No le presté atención a que he hablado con dos profesores hispanxs/latinxs pero jamás en Español. Y no le presté atención a que en mi universidad celebran la población Latina por sus números sin dejar espacio para que la cultura sea algo vivo, con necesidad de espacio y voz.

Unidos, los estudiantes logramos más representación de la comunidad latinx en Loyola. Celebramos los logros pero poco a poco me fui conformando con cambios ocasionales. Me había normalizado. Acepté que ser latinx es una actividad que entretiene, como un sazón que se mezcla y se pierde en el plato de comida.

Ahora me enfrento a un problema. Eventualmente, pienso regresar a trabajar con poblaciones y otros profesionales hispanoparlantes y no tengo las herramientas en mi profesión para poder comunicarme con ellos completamente en español. ¿Qué pensarán si les digo, “Estoy trabajando en ‘Mental Health’” o “Vamos a usar el ‘key of A Major’”? Tengo lagunas en mi lenguaje profesional, que me obliga hablar en ‘Spanglish.’

Te invito a vivir tu herencia todo el tiempo. No somos un ave de paso. Somos parte integral de los Estados Unidos. Nuestra educación nos pertenece. Hay que exigir más. No es aceptable que no pueda comunicar de manera profesional lo que he aprendido aquí. Es un problema que no tengamos representación latina/hispana que veamos como ejemplos a seguir en nuestras profesiones. Me hubiese encantado poder hablar de la psicología o la musicoterapia en español durante mi tiempo aquí.

Y ahí mismo está el problema, que aunque somos “Americanos” pensamos que tenemos que acoplarnos a la cultura de aquí en vez de declarar que somos parte. ¿No te cansas de hablar inglés? ¿No te cansas de solo tener un espacio en el Departamento de español y no en tus clases regulares? ¿No te cansas de que hay que esperar hasta el mes de septiembre/octubre para el “Special Spanish Edition!” Nosotros escogimos a Loyola como universidad y es tiempo de que ellos escuchen el grito de “¡Yo no me conformo!”

Lector, demanda el cambio en tu departamento, habla español en lugares públicos, pregúntale a tus profesores por qué no estamos haciendo más para ser inclusivos. Busca cómplices y empodera tu educación sumándole diversidad.